Questo sito usa cookie per fornirti un'esperienza migliore. Proseguendo la navigazione accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra OK

Legalisación y traducción

 

Legalisación y traducción

Legalizaciónes y traducciónes


NORMAS GENERALES PARA LA LEGALIZACIÓN Y TRADUCCIÓN DE ACTOS Y CERTIFICADOS EXTRANJEROS
Para tener validez en Italia, escrituras y certificados redactados en un idioma extranjero deben ser legalizados primero (con la excepción de las exenciones previstas por los acuerdos internacionales) y luego traducidos al italiano.

Legalización
a) Países signatarios de la Convención de La Haya del 10/05/1961: la legalización se produce mediante la colocación de la apostilla por la autoridad competente, de acuerdo con las regulaciones del país donde se emitió el documento a legalizar. Los documentos del Registro Civil español están exentos de legalización. Documentos emitidos en Estados non UE: pregunte en las oficinas consulares italianas acreditadas en estos estados.

b) Países no signatarios del Convenio de La Haya: la legalización debe solicitarse a la oficina consular italiana acreditada en el país donde se emitió el documento.

Traducción
Los documentos extranjeros se hazen efectivos en Italia solo si van acompañados de una traducción jurada al italiano (excepto, y limitado a los casos previstos, de los certificados elaborados en modelos multilingües de acuerdo con la Convención firmada en Viena el 8/9/1976) .

La traducción debe realizarse directamente del idioma extranjero en italiano: no se aceptan "traducciones puente" (por ejemplo: del inglés al español y, luego, del español al italiano).

a) Traducciones realizadas en el Principado de Andorra: obtenga información de traductores jurados locales sobre cómo aplicar la Apostilla para legalizar su firma.

b) Documentos escritos en idiomas distintos al español y traducciones de cualquier idioma al italiano hechas en otros países:

  • Países signatarios de la Convención de La Haya del 10/05/1961: cuando lo exijan las reglamentaciones locales, con apostilla para autenticar la firma del traductor;
  • Países no signatarios del Convenio de La Haya: sello de legalización / conformidad de la oficina consular italiana acreditada en estos países (de todos modos se pone también legalización en los documentos originales).

c) Documentos redactados en cualquier idioma extranjero y traducidos en Italia por un traductor certificado en los Tribunales: informe de juramento de traducción, con sello del Tribunal y timbre de ingresos.

d) En lugar de la Apostilla, las firmas de traductores jurados designados por las Autoridades del Principado de Andorra también pueden ser legalizadas por la oficina consular, pero solo si se están depositada en esta última; en este caso, estarán sujetas al pago de impuestos a que se refiere el art. 69 de la tabla de derechos consulares para cada documento traducido. A partir de febrero de 2019, de conformidad con el Reglamento (UE) 2016/1191 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 2016, que modifica el Reglamento (UE) no. 1024/2012, y que promueve la libre circulación de los ciudadanos simplificando los requisitos para la presentación de algunos documentos públicos en la Unión Europea, ‘una traducción jurada realizada por una persona habilitada para ello en virtud del Derecho de un Estado miembro será aceptada en todos los Estados miembros’. Por lo tanto, los documentos de estado civil emitidos por las autoridades de un estado miembro de la UE, traducidos por un traductor jurado de un estado miembro de la UE, NO requieren apostilla ni legalización consular de la firma del traductor.


275